martes, 10 de junio de 2008

Montaje del motor - Rodamientos del cigüeñal

Os presento aquí la manera definitiva de montar los rodamientos en el cigüeñal. Made in Toti "Il Professore".

Se basa, como en cualquier montaje de rodamientos, en el principio de la dilatación bajo la acción del calor. Si dilatamos los rodamientos, entrarán bien en el cuello del cigüeñal a temperatura ambiente.

La forma de calentarlos de la manera más uniforme posible es "freirlos", esto es, sumergirlos en aceite de motor caliente.




Cuando el aceite empiece a hervir, ya los podemos sacar e introducir en sus alojamientos. Además, vienen lubricados a tope, con lo que entran finos finos.




Los dejamos montados de esta guisa, para que al enfriarse el conjutno queden bien colocados en su sitio, y arreando.




Todo un hallazgo de método de montaje.

12 comentarios:

José Manuel dijo...

Aunque cada motor es "un mundo", tengo entendido que en el motor Impala este método es aconsejable para montar solamente el rodamiento del cigüeñal del lado del embrague, para el rodamiento del otro lado (encendido) es preferible calentar el alojamiento (semicárter), montar el rodamiento y esperar a que se enfríe, ya que al cerrar el motor la muñequilla del cigüeñal de ese lado de diámetro ligeramente inferior a la otra entrará sin problemas en el rodamiento sin necesidad de calentar.

Saludos.

Agustín dijo...

Hola José Manuel, tienes toda la razón del mundo. El rodamiento del cigüeñal derecho tiene suficiente holgura con su eje para que deslice sin necesidad de calentarlo.
En caso de abrir el cárter y no tocar los rodamientos (p.e. para arreglar algo del cambio) será el método a seguir, pero en el caso que nos ocupa de montar los rodamientos del cigüeñal nuevos, montando primero ambos rodamientos en el cigüeñal nos asegurará que el conjunto nos quede sin holguras una vez montado.
Un saludo, y gracias por tu comentario.

José Manuel dijo...

Hola Agustí, como dice el refrán: "Cada maestrillo tiene su librillo". Yo prefiero montar los rodamientos del cigüeñal al ras de la pared de la cámara de éste y una vez bien fijados calentar el anillo interior del rodamiento del lado del embrague e introducir el cigüeñal (hasta que la biela quede bien centrada en el semicárter) el cigüeñal previamente lo hemos metido en el congelador (al menos el día anterior), así entre lo que dilata el anillo interior del rodamiento y lo que se contrae la muñequilla (y con la ayuda de algún golpecito de la maza de nylon) entrará con la mínima dificultad y como el otro lado entra "sólo" como hemos dicho (por aquello de que la muñequilla es de diámetro ligeramente inferior) conseguimos cerrar el motor sin ningún problema calentando sólo el alojamiento del rodamiento del primario (que es lo único que puede ofrecer resistencia al cierre) y más fácilmente que si colocamos los rodamientos sobre el cigüeñal pues de este modo además de calentar el alojamiento del rodamiento del primario hay que calentar los alojamientos de los rodamientos del cigüeñal.

Por tanto mi técnica (tan válida como cualquiera otra) es que todos los rodamientos deben colocarse en su alojamiento salvo el del primario (el que tiene la misma medida que el del plato de arrastre) que es preferible colocarlo sobre su eje y calentar su alojamiento para que al cerrar ofrezca la menor resistencia posible.

No sé si me he explicado bien ...

Un saludo.

Agustín dijo...

Hola Jose Manuel,

Te explicas perfectamente. La única duda que me asalta en tu método es que quizá si montamos primero los rodamientos en su alojamiento de los semicárteres, quedarán un poco separados del cuerpo del cigüeñal, dejando holguras que al calentarse el motor, pueden hacer que el cigüeñal se desplace hacia un lado u otro. O bien al revés, que no quede espacio suficiente para cerrar el cárter (los rodamientos hagan tope con el cigüeñal).
Si montas primero el rodamiento izquierdo "a tope" sobre el eje del cigüeñal (id. para el derecho) y luego cierras los cárteres calentándolos (sin la transmisión si quieres) y centras bien el conjunto, al volver a abrir te quedará en el semicárter izquierdo el rodamiento y el cigüeñal como un conjunto, mientras que en el semicárter derecho te quedará el rod. derecho en su sitio. Entonces sólo te faltará, al cerrar de nuevo, colocar las tapetas con las arandelas espaciadoras que se necesiten.
De esta forma con el motor definitivamente montado, no quedarán holguras y el cigüeñal no se desplazará lateralmente.

PD. Encantado que escribas aquí tus comentarios. No dejes de hacerlo.

Un saludo.

José Manuel dijo...

Hola Agustí!

En primer lugar un cigüeñal no debe moverse lateralmente y si lo hace habrá que corregirlo. Poniendo las arandelas de reglaje que se necesiten (cito textualmente tus palabras) no solucionamos el problema de raíz, simplemente consigues que no se mueva lateralmente pero la holgura sigue estando.

El aluminio (alojamiento del rodamiento) dilata más que el material del que están hechos el rodamiento y el cigüeñal que tienen un coeficiente de dilatación similar sino igual, por ello si el cigüeñal una vez montado se mueve lateralmente puede ser debido a (1) que el rodamiento tenga su asiento (aluminio cárter) en muy mal estado (que puede deberse a haberlos sacado sin calentar, manos inexpertas, etc ...) con lo cual habría que fijarlo con pegamento especial para fijar rodamientos, ó (2) porque la muñequilla del cigüeñal tenga mucho desgaste y entre y salga del rodamiento muy fácilmente, con la mano vamos, en tal caso habrá que llevar el cigüeñal a reparar o cambiarlo por otro que esté en buen estado.

Si el asiento del rodamiento está bien y éste está bien fijado a aquél y si la muñequilla no tiene holgura con el anillo interior del rodamiento el cigüenal no se desplazará lateralmente (no debe). De ahí la importancia de calentar unas cosas (asientos y anillo interior de rodamientos) y congelar otras (muñequillas de cigüeñal y ejes en general).

Respecto a lo que comentas de que no quede espacio suficiente para cerrar el cárter, eso lo podemos evitar procediendo de la siguiente manera:

1.- Colocamos (con sus tornillos y con la junta de papel) la tapeta portaretén (sin retén), que por eso la llevan en ese lado todos los motores Impala.
2.- Calentamos el alojamiento del rodamiento por la cara interior del cárter, cuando creamos que ya lo hemos calentado lo suficiente ...
3.- Introducimos las arandelas de reglaje (las mismas que llevara al abrirlo) y el rodamiento, que debe entrar suavemente y mejor si lo hemos congelado previamente. Si es preciso se le pueden dar unos golpecitos con la maza de nylon pero colocando encima el rodamiento viejo de la misma medida así no dañaremos la pista de bolas del nuevo.

Después, cuando ya se haya enfriado el aluminio quitamos la tapeta portaretén y saldrán tb. las arandelas de reglaje, el rodamiento habrá quedado así perfectamente colocado y en su sitio exacto, si la junta de papel se ha quemado pondremos otra, el retén no se habrá quemado porque no lo hemos puesto aún, lo colocaremos en la tapeta portaretén cuando ésta se haya enfriado.

Un saludo.

Agustín dijo...

Pues tienes razón en lo de las diferencias de dilatación entre acero y aluminio. Pero a lo que yo me refería es que una vez montado todo el motor, asumiendo que el rodamiento izquierdo está perfectamente "clavado" sobre el eje del cigüeñal", si queda demasiada holgura lateral entre rodamientos y tapetas, pueden desplazarse lateralmente los rodamientos del cigüeñal respecto a su alojamiento en el cárter, especialmente el izquierdo.

Ten en cuenta que la transmisión primaria helicoidal tendrá un mayor o menor efecto de empuje lateral en el sentido del el eje del cigüeñal.

Total que no creo que sea muy bueno dejarlo con holguras. Aunque en eso ya estamos de acuerdo.


En cuanto a dejar el cigüeñal centrado.
Creo que entiendo tu método de proceder: Colocas el rodamiento izquierdo (frío) sobre la tapeta i las arandelas de centraje del semicárter (caliente). Supongo que lo que colocas es rodamiento y cigüeñal a al vez (fríos), que si no, introducir luego el cigüeñal en el rodamiento instalado en el semicárter harà que tengas que calentar el rodamiento de nuevo.

Pero la pregunta es: ¿cómo sabes cuantas arandelas van en ese lado? ¿Te quedará la biela centrada? ¿El rodamiento derecho quedará "a tope" con el cigüeñal?

Está claro que si lo que haces es remontar lo que se ha desmontado, asumiendo que todo estaba bien antes, el método vale y todo queda en su sitio, pero no sé si las cosas quedan lo suficientemente ajustadas y centradas. Es más, en casos como el mío que tuve que planear cárteres, donde acercas los planos, hay que recalcular de nuevo las cosas, que siguiendo tu método me quedaría el cigüeñal hacia la derecha...

De todas formas, imagino que siempre queda lo que he descrito en otro post. Calentar los alojamientos de los rodamientos con el motor montado para mover el cigüeñal junto con sus rodamientos lateralmente.

Aunque desconozco si estoy pecando de purista en cuanto a dejar el cigüeñal centrado, que ya podría no ser tan importante. Mientras no se pueda desplazar... ;-)


Un saludo.

José Manuel dijo...

Reitero lo dicho, si el eje de la muñequilla de cigüeñal entra con la mano en el rodamiento en el lado del embrague ... mala cosa, debe entrar muy ajustado dilatando el anillo interior del rodamiento y congelando el cigüeñal, si clavas el rodamiento en la munequilla hasta el fondo y completas el espacio que queda entre rodamiento y tapeta con múltiples arandelas de reglaje evitarás que el cigüeñal se desplace lateralmente pero puede seguir teniendo holgura hacia arriba y abajo y hacia delante y atrás, además el rodamiento no quedará completamente metido en su alojamiento y puede que el anillo exterior que queda fijo roce en el cigüeñal al girar éste.

Por tanto, si las muñequillas del cigüeñal están bien y el rodamiento está bien fijado en su alojamiento aunque éste no entre hasta el final de la muñequilla (pegado a la masa móvil) no tiene por qué desplazarse lateralmente. Entre el rodamiento y la masa móvil debe haber cierto espacio (el mismo que hay desde la pared de la cavidad al cigüeñal). La mezcla así encontrará menos obstáculos en su impulsión hacia los tránsfers.

Respecto a colocar el cigüeñal mediante "mi sistema", lógicamente cuando el rodamiento se haya puesto a temperatura ambiente (después de haberlo congelado para meterlo) habrá que calentar el anillo interior e introducir el cigüeñal que previamente hemos congelado hasta que media biela quede en el centro del semicárter, y como digo, si está todo bien el cigüeñal por mucho que se caliente con el motor en marcha no se moverá (no deberá moverse) por mucha fuerza que le pueda hacer el piñón del cigüeñal. Piensa que tú le vas a dar muchos más grados con la pistola de calor que grados pueda alcanzar con el motor en marcha pues además la mezcla entra fresca al cárter del cigüeñal y eso refrigera en cierto modo.

Respecto a las arandelas de reglaje, si no sabes las que lleva porque alguien lo desmontó en su día y no las volvió a poner, se puede saber la/las que necesita introduciendo el rodamiento hasta el ras de la pared de la cavidad del cigüeñal y medir (con un pie de rey) la profundidad que hay desde el rodamiento hasta el ras donde se atornilla la tapeta y lo que se introduce la tapeta en su alojamiento, la diferencia es el hueco que queda y el espesor que deben llevar las arandelas de reglaje o incluso un poco menos más vale que falte una arandela de 0'02 (por ejemplo) que no que la lleve de más y "reventemos" la tapeta al apretarla con los tornillos.

Hay que ver lo que aprendemos ...

Un saludo.

P.D.: Por favor, Agustí, no me hagas escribir más .... es broma.

Agustín dijo...

OK. Entendido.

El tema está en que no montas el cigüeñal "a tope" contra el rodamiento izquierdo. Supongo que no tiene mayor problema.

Es bueno ver que hay múltiples maneras de hacer las cosas.

Un saludo, y gracias por escribir aquí. Por favor... siéntete obligado a ello ;-)

José Manuel dijo...

Hola Agustí!! Pues ayer coloqué el cigüeñal de mi motor de Impala que por cierto le puse biela y jaulas nuevas y seguí mi método, coloqué la tapeta y calenté su alojamiento, introduje las arandelas de reglaje (las mismas que llevaba al abrirlo) y seguidamente el rodamiento (que tuve 1 día en el congelador) que entró solo y quedó a ras de la pared, luego enfrié con aire frío (valga la redundancia) y calenté el anillo interior del rodamiento e introduje el cigüeñal (que tuve 1 día tb. en el congelador junto con el rodamiento) y tb. entró solo incluso con holgura, coloqué el semicárter de manera que se quedara el cigüeñal en posición horizontal y pasada 1/2 hora cuando todo se puso a temperatura ambiente el cigüeñal quedó bien fijado al cojinete, centrado con el cárter y pegado a la masa móvil del cigüeñal, que por cierto no sé cómo estuve antes para decirte que podría rozar con el cojinete pues según he visto creo que eso es imposible.

Por tanto conseguí tb. con mi método la finalidad que tú pretendes tb. conseguir con el tuyo y además cerré el motor sin problemas sólo calentando el asiento del primario.

Un saludo Agustí.

Agustín dijo...

Pues felicidades. Queda demostrado que siempre hay varias maneras de hacer bien las cosas.
Un saludo

Sergi dijo...

Hola Agusti, al igual que me ha llamado la atencion lo limpios que tenias los carteres, acabo de flipar con lo "niquelado" que has dejado el cigueñal. El mio despues de darle con gasoil, desengrasante domestico y frotarlo con un cepillo de puas de laton no me gusta nada como ha quedado, esta a años luz del tuyo. Es que me fastidia un monton montar una pieza sucia. Dime tu secreto y tienes unas cervezas pagadas.

Saludos.

Agustín dijo...

Hola Sergi,

Pues no es un secreto, lo limpié con WD40. Alucinante lo que llega a limpiar este producto.

Un saludo, y gracias por el comentario